Medicina energética con Harmonyum® 

 

 
Frecuencias vibratorias y sanación

 

Vivimos en un universo vibratorio y somos seres vibracionales. Toda la materia que existe tiene diferentes grados de vibración. Cada partícula tiene su propia frecuencia de resonancia única.

 

El cuerpo humano está compuesto de billones de células (partículas), que resuenan (vibran) con diferentes corrientes bioeléctricas, campos electromagnéticos y frecuencias. La anatomía de cada persona es diferente, cada órgano y tejido tiene una frecuencia de resonancia ligeramente diferente. Se ha descubierto que la frecuencia sana humana en general, está dentro del intervalo de 62-72 Hz. Niveles más bajos permiten la aparición de ciertas enfermedades. Por ejemplo, a los 58 Hz, las enfermedades como el resfriado y la gripe tienen más probabilidades de aparecer. A niveles mucho más bajos (42 Hz), puede aparecer cáncer por ejemplo.

 

La vibración de un objeto, se puede cambiar por una intervención externa de otra frecuencia. Esto significa que cuando frecuencias apropiadas son dirigidas a las células afectadas causadas por una determinada enfermedad, éstas puede restaurar la frecuencia sana inherente, restableciendo la vibración armónica de los tejidos. 

 

Harmonyum ® aumenta y restaura la vibración corporal, mejorando la capacidad del cuerpo para regular sus funciones y facilitando que los mecanismos de autocuración puedan ponerse en marcha, disminuyendo así el ciclo de la enfermedad.

 

 
El sistema Nervioso Parasimpático
 

Una de las maneras en las que Harmonyum® trabaja en el cuerpo es regulando el sistema nervioso autónomo, ya que de su equilibrio depende la salud mental y corporal. Para aprender más sobre el sistema nervioso autónomo haz click aquí

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Patrones Mentales

 

El Harmonyum ®  también facilita la claridad mental y la expansión de la conciencia reflejada en tu forma de relacionarte 

con el mundo, a través de tus palabras y acciones.

 

Entenderás la importancia del impacto de tus pensamientos y acciones en tu salud mental y corporal. Reconociendo la ley de causa y efecto, y cambiando nuestras actitudes y comportamientos, podemos controlar y revertir el daño causado por patrones negativos y reacciones automáticas. 

 

El Harmonyum® limpia la mente subconsciente, donde se almacenan los patrones negativos profundamente arraigados, para liberar todo lo que no es beneficioso y restablecer la armonía. Si necesitas deshacerte de un patrón repetitivo que tiende a salir a flote, incluso cuando haces todo lo posible para evitarlo, te encantará la forma como esta técnica te ayuda a superarlo y sanar.

 

 

La Columna Vertebral

 

El Harmonyum ® trabaja en la columna vertebral, restaurando el flujo armónico de la energía en el eje. La columna vertebral es el centro de gravedad del cuerpo. La energía fluye a través de los nervios y de los meridianos usados en acupuntura desde la columna vertebral al cerebro, conectando todo el cuerpo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
¿Es  para mí?

 

 

El Harmonyum ® no interfiere con ningún tratamiento médico. Es ideal para recuperar/mejorar la calidad del sueño y los trastornos de ansiedad, ayuda a superar adicciones y da apoyo para el tratamiento de cualquier tipo de enfermedad. Si estás sano, Harmonyum es la mejor terapia preventiva  ya que empieza a tratar los orígenes de muchas condiciones antes de que éstas se manifiesten en el cuerpo físico.

 

 

La Sesión

 

En la sesión Harmonyum ® se utiliza un suave masaje por toda la longitud de la columna vertebral,  el cual produce una sensación de calma y serenidad. Muchos de los que reciben Harmonyum® se quedan dormidos, ya que trae a la mente a un estado de relajación similar al que se logra tras años de meditación. El tratamiento se da en una mesa de masaje, el paciente está completamente vestido y no requiere el uso de agujas, instrumentos o medicamentos. En general el receptor se encuentra boca abajo. Las posiciones de decúbito lateral, sentado o boca arriba también  pueden ser utilizadas.

 

Se recomienda comenzar con una serie de siete sesiones. Sin embargo, una sola sesión es también muy beneficiosa.

 

Cada sesión tiene una duración aproximada de 60 minutos.